Diario XV. Leer las piedras

El laboratorio es también una parte importante de este trabajo, del de los arqueólogos y del nuestro. En una sala habilitada en el colegio de Triacastela, se clasifican y documentan las piezas encontradas. Nosotros aprovechamos para grabarlas en un entorno controlado, esperando a que las investigaciones posteriores confirmen la importancia que a primera vista parecen tener en esta red con la que se va tejiendo parte de nuestra prehistoria.

Porque aunque para muchos ojos (los nuestros antes de empezar este proyecto) sea tan solo una piedra, su tamaño, sus perfiles afilados, las lascas cortantes como cuchillas que en algún momento se extrajeron de ella, su posible uso, el contexto en el que fue encontrada, el contexto en el que posiblemente fue recogida para convertirse en herramienta… Todo eso nos ofrece información sobre los homínidos que nos precedieron. Es como leer en las piedras. Y es fascinante.

 

Esta cuarcita e suno de los restos hallados en esta campaña de Cova Eirós

Esta cuarcita es uno de los restos hallados en esta campaña de Cova Eirós

Anuncios