Las huellas del oso cavernario

El oso de las cavernas, esa imponente bestia de dos metros de alzada en cuyos huesos fósiles los europeos de otros siglos creyeron ver la prueba de la existencia de los dragones, convivió con los primitivos pobladores de la península Ibérica durante más de 300.000 años. Se ha demostrado que en Atapuerca (Burgos), humanos y osos se alternaron en el uso de la cueva por miles y miles de años. Y también sabemos que llegaron a Galicia. Pues bien, investigadores del Instituto Universitario de Xeoloxía Isidro Parga Pondal de A Coruña han esclarecido ahora un poco más el pasado gallego de esta especie al localizar en la llamada Cova da Ceza, situada en la aldea de Noceda (en el municipio de Folgoso de O Courel), nuevos restos óseos -cuya antigüedad podría remontarse a unos 38.000 años-, que certifican que el oso cavernario tuvo una presencia continuada en la comunidad hasta su extinción, hace aproximadamente 14.000 años.

Uno de los pocos, pero no el único, ya que en otras cuevas de la comarca de O Courel, como la de Eirós o la de Liñares, también se han localizado huesos de oso cavernario. Y no sólo eso. En la de Pala do Rebolal, situada en el parque natural de Serra da Enciña da Lastra (en Ourense), fue donde se descubrieron los restos óseos de esa especie más recientes que se conocen en Europa. “Las dataciones obtenidas en ese lugar demostraron que la cueva había sido ocupada por los osos durante un largo periodo de tiempo, al menos unos 7.000 años, pero el dato más interesante es que se encontraron los restos más recientes de Europa, con unos 13.700 años de antigüedad”, señala la paleontóloga del Instituto Universitario de Xeoloxía Isidro Parga Pondal de A Coruña, quien además reconoce que la mayoría de las oseras localizadas en Galicia hasta el momento se encuentran en la zona este de la comunidad.

“Se podría establecer un perímetro que iría desde Triacastela hasta la zona de O Courel y que finalizaría en la comarca de Valdeorras”, explica Aurora Grandal.

 

Restos de oso cavernario localizados en O Courel

Restos de oso cavernario localizados en O Courel

Vía María de la Huerta, La opinión de A Coruña

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: